Oraciónes previas

 

Tú voluntad y no la mía

 

En el nombre de Cristo Jesús:

 

La palabra de Dios dice que nuestra vida no nos pertenece porque no somos capaces de planear nuestra propio destino. Los caminos y pensamientos de Dios para ti son mas altos que los cielos, son mas grandes de lo que te puedas imaginar. Por lo tanto, oro que el Espíritu Santo esté siempre sobre tu vida para que te muestre su camino.

No te preocupes por el mañana porque Dios conoce lo que tiene preparado para ti; mas busca primeramente el reino de Dios y su justicia para que todo lo que hagas te vaya bien.

Yo bendigo tu entrada y tu salida, tu presente y tu futuro. Bendigo todo lo que tus manos toquen, y declaro que la tierra que tus pies pisaren será bendita.

 

Jeremías 10:23 * Salmo 26:11; 121:8 Isaías 55:8-9

Mateo 6:33 * Deuteronomio 11:24 * Josué 1:3

 

Fidelidad

 

En el nombre de Cristo Jesús:

 

Yo te bendigo con fidelidad para permanecer siempre constante a la Palabra de Dios. Siendo fiel permitirá que todas las promesas que Dios tiene preparadas para ti se lleven a cabo en tu vida.   

Que el Espíritu Santo sea tu consejero y guía en todo momento, y que tu corazón se mantenga humilde a la voz de Dios. No te desenfoques por las costumbres de este mundo, pero mantente siempre firme y constante a la Palabra de Dios porque ella será lámpara a tus pies y lumbrera a tu camino. 

 

Salmo 119:105 * Romanos 12:2

Deuteronomio 7:9 * 2 Crónicas 7:14

 

Obediencia

 

En el nombre de Cristo Jesús:

  

Te bendigo con un espíritu sumiso que obedezca los mandamientos de Dios con gozo y con buena voluntad.

Pon cuidado en obedecer las leyes de Dios y no vires ni a la derecha ni a la izquierda para que tengas éxito dondequiera que vayas.

Que la Palabra de Dios no se aparte de tu boca, sino que medites en ella de día y de noche, y te esfuerces en actuar de acuerdo con todo lo que está escrito en ella. Así, harás prosperar tu camino, y entonces tendrás éxito.

 

Josué 1:7,8 * Salmo 1:1-6; 25:10

Proverbios 6:20-23 * Isaías 1:19

 

Oídos Que Escuchen

 

En el nombre de Cristo Jesús:

 

Ordeno que tus oídos escuches claramente hoy. Escucharás y entenderás con oídos espirituales la Palabra de Dios.

Así como el hombre sabio que edificó su casa sobre la roca, que tu también escuches las palabras de Jesús y los pongas en obra. Que la semilla de la Palabra caiga en la tierra fértil de tu corazón para que no solamente escuches y entiendas, sino que también produzcas y lleves fruto al ciento por uno. 

También escucharás y obedecerás las palabras de tus padres y personas mayores. Sus palabras de sabiduría serán preciosas para ti. Bendigo los oídos de tu corazón para que oigan palabras de conocimiento y sabiduría que se te han hablado hoy por aquellos justos de Dios en la tierra.

 

Proverbios 18:15 * Mateo 7:24; 13:16,23

Romanos 2:13 * Santiago 1:19-25

 

Temor Del Señor

 

En el nombre de Cristo Jesús:

 

Te bendigo con temor reverencial para con Dios y con la habilidad de respetar al Señor profundamente. Entonces tendrás felcidad y encontrarás gran deleite en guardar Sus mandamientos.

No tendrás temor de las personas, sean grandes o pequeños, ni de lo que digan o hagan en contra tuya. Las circunstancias nunca sacudirán tus cimientos mientras temas al Señor y obedezcas Su Palabra.

Te bendigo con la habilidad de odiar aquellas cosas que Dios odia: un espíritu orgulloso, una lengua mentirosa, y malos pensamientos. Su bandera estará levantada sobre ti porque tu reconoces que Él es el Dios de verdad y justicia.

 

Salmo 25:12-14; 60:14; 128:1

Deuteronomio 5:29 * Proverbios 6:16-19